Este sitio web está diseñado exclusivamente con fines informativos y educativos generales acerca de las cepas probióticas y destinado a profesionales de la salud y la industria alimentaria.

¿Qué son los probióticos?

 ¿y cuáles son sus beneficios para la salud?

Acerca de los probióticos Definición de probióticos Microbioma
5 MinutesRead

Los probióticos son bacterias vivas que se relacionan con beneficios específicos para la salud cuando se consumen en las cantidades adecuadas. Para que se clasifiquen como probióticos, los productos deben contener bacterias vivas, estas deben tener beneficios para la salud científicamente documentados y los productos deben contener una cierta cantidad de bacterias vivas (UFC).1 Se ha demostrado que ciertas cepas probióticas tienen beneficios en muchas áreas de la salud, como la inmunitaria, la digestiva, la de la mujer y la bucodental.

Dato

Para obtener los beneficios para la salud asociados a las bacterias probióticas, deben estar vivas cuando se consumen, pero con el tiempo el número de bacterias vivas es cada vez menor porque las bacterias mueren de forma natural. Por lo tanto, el número de bacterias indicado en el producto debe ser el de las que seguirán vivas al «final de la vida útil» del producto, y no el número de las que estaban vivas en la fecha de fabricación, ya que el número habrá disminuido entre esas dos fechas. 

¿Cuál es la definición de probiótico?

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud, los probióticos son microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, aportan un beneficio para la salud del anfitrión.1  Muchos alimentos y suplementos contienen bacterias vivas, pero, en rigor, solo las cepas bacterianas con un beneficio para la salud científicamente demostrado pueden denominarse probióticos. 

Existen alimentos fermentados como el kimchi y el chucrut que contienen bacterias vivas y se han asociado con beneficios para la salud, pero no se consideran probióticos, ya que los beneficios para la salud no se demostraron en estudios científicos con seres humanos, y no se ha determinado la «cantidad adecuada» que se debe consumir para obtener dicho beneficio.

 
Farmacéutica y clienta sobre qué son los probióticos

Las bacterias probióticas deben estar vivas...

Los productos probióticos contienen entre millones y miles de millones de bacterias vivas. No obstante, como cualquier organismo vivo, las bacterias mueren de forma natural. Por lo tanto, el número de bacterias vivas en un producto probiótico se va reduciendo desde su fabricación hasta su compra. El número de bacterias vivas se conoce como unidades formadoras de colonias (UFC).

 

... y se debe consumir la cantidad correcta

Como se ha comentado, para que se clasifique como probiótico, los beneficios para la salud deben demostrarse en estudios científicos realizados en seres humanos. El beneficio para la salud de cada probiótico está relacionado con la cantidad de bacterias vivas (UFC) que se usó para documentar ese beneficio. Como solo existe respaldo para esa cantidad de bacterias vivas (UFC), se debe consumir la cantidad documentada para obtener el beneficio para la salud.2, 3

Por lo tanto, está claro que: 

  • el número de bacterias disminuye de forma natural con el paso del tiempo, y 
  • cada cepa probiótica debe consumirse en una cantidad específica predeterminada (UFC).

Estos dos puntos implican que el número de bacterias (UFC) en la fecha de caducidad potencial del producto probiótico (conocida como «final de la vida útil») es más importante que la UFC en la fecha de fabricación.

Lea más sobre lo que debe buscar al elegir un probiótico.

Género, especie, cepa... ¿es importante? 

Sí, sin duda. 
Los probióticos se identifican mediante su género, especie y cepa. La cepa es importante, ya que es a ese nivel en el que se han estudiado los probióticos, y no al nivel más general de género o especie.4
Por ejemplo, los resultados científicos que se asocian a la cepa probiótica Lactobacillus rhamnosus, LGG® de Chr. Hansen (en adelante mencionada usando la marca registrada LGG®) se vinculan principalmente con la salud digestiva e inmunitaria,5, 6, 7, 8 mientras que los resultados científicos de Lactobacillus rhamnosus, GR-1®se® se relacionan sobre todo con la salud vaginal y urinaria de las mujeres.9, 10 Ambas cepas pertenecen a la especie Lactobacillus rhamnosus, pero es cada cepa concreta (es decir, la cepa LGG® o la cepa GR-1®) la que se ha asociado a los resultados de los estudios y a beneficios específicos para la salud.

Los probióticos pueden ser beneficiosos para la salud humana

Los probióticos se estudian científicamente desde hace décadas y se ha demostrado que tiene beneficios para diferentes aspectos de la salud humana. A continuación, se enumeran algunos ejemplos de los beneficios para la salud que se han asociado a las cepas probióticas.

Salud del sistema digestivo 

En varios estudios científicos, la suplementación con productos probióticos que contienen la cepa Bifidobacterium, BB-12® de Chr. Hansen (en adelante mencionada usando la marca registrada BB-12®) se ha asociado a deposiciones más regulares en adultos que antes las tenían irregulares,11, 12, 13 y a una menor incidencia de llanto e irritabilidad en los bebés.14 Haga clic aquí para leer más sobre los probióticos y el llanto excesivo y la irritabilidad en los bebés.

 

Salud inmunitaria

Los estudios sugieren que la salud inmunitaria de los bebés y los niños puede verse afectada positivamente por la toma de suplementos con probióticos. Las cepas BB-12® y LGG® de Chr. Hansen se han asociado a menos afecciones respiratorias,15, 16 menos afecciones respiratorias de más de 3 días de duración,7 significativamente menos días de molestias respiratorias7 y menos afecciones de oído.16
Haga clic aquí para leer más sobre los probióticos y la salud respiratoria.
Científico analizando probióticos

Salud genitourinaria

Existen cepas probióticas que también se han asociado con la salud genitourinaria de las mujeres. Por ejemplo, los estudios científicos han asociado la cepa probiótica UREX de Chr. Hansen (que contiene Lactobacillus rhamnosus, GR-1® y Lactobacillus reuteri, RC-14®) con beneficios para la salud de las vías urinarias9 y de la vagina.10, 17, 18, 19 

Salud bucodental 

En los niños, consumir productos probióticos que contengan la cepa probiótica LGG® de Chr. Hansen se ha asociado con beneficios para la salud bucodental.20, 21

Conclusiones clave

Al elegir un producto probiótico, es importante tener en cuenta que: 

  • Los beneficios para la salud son específicos de cada cepa probiótica concreta y de la cantidad (UFC) de ella que se investigó en los estudios científicos.
  • Los beneficios observados no son generalizables a otras cepas ni a otras áreas de la salud.

Consulte a un profesional sanitario si desea más información sobre los probióticos.
Para más información sobre las cepas de Chr. Hansen, haga clic aquí.

BB-12®, GR-1®, LGG® y UREX son marcas registradas de Chr. Hansen A/S.

Este artículo tiene carácter informativo sobre los probióticos, y no pretende sugerir que ninguna sustancia a la que se haga referencia en él esté indicada para diagnosticar, curar, mitigar, tratar o prevenir ninguna enfermedad.

 

Referencias

1. Hill C, et al. The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics consensus statement on the scope and appropriate use of the term probiotic. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2014;11:506. (PubMed)

2. Hoffmann DE, et al. Probiotics: achieving a better regulatory fit. Food Drug Law J. 2014;69(2):237-ii. (PubMed)

3. Jackson SA, et al. Improving End-User Trust in the Quality of Commercial Probiotic Products. Front Microbiol. 2019;10:739. (PubMed)

4. McFarland LV, et al. Strain-Specificity and Disease-Specificity of Probiotic Efficacy: A Systematic Review and Meta-Analysis. Frontiers in medicine. 2018;5:124-. (PubMed)

5. de Vrese M, et al. Probiotic lactobacilli and bifidobacteria in a fermented milk product with added fruit preparation reduce antibiotic associated diarrhea and Helicobacter pylori activity. J Dairy Res. 2011;78(4):396-403. (PubMed)

6. Pärtty A, et al. Effects of Early Prebiotic and Probiotic Supplementation on Development of Gut Microbiota and Fussing and Crying in Preterm Infants: A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Trial. The Journal of Pediatrics. 2013;163(5):1272-7.e2. (PubMed)

7. Hojsak I, et al. Lactobacillus GG in the prevention of nosocomial gastrointestinal and respiratory tract infections. Pediatrics. 2010;125(5):e1171-7. (PubMed)

8. Hojsak I, et al. Lactobacillus GG in the prevention of gastrointestinal and respiratory tract infections in children who attend day care centers: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Clin Nutr. 2010;29(3):312-6. (PubMed)

9. Beerepoot MA, et al. Lactobacilli vs antibiotics to prevent urinary tract infections: a randomized, double-blind, noninferiority trial in postmenopausal women. Arch Intern Med. 2012;172(9):704-12. (PubMed)

10. Petricevic L, et al. Randomized, double-blind, placebo-controlled study of oral lactobacilli to improve the vaginal flora of postmenopausal women. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2008;141(1):54-7. (PubMed)

11. Eskesen D, et al. Effect of the probiotic strain Bifidobacterium animalis subsp. lactis, BB-12®, on defecation frequency in healthy subjects with low defecation frequency and abdominal discomfort: a randomised, double-blind, placebo-controlled, parallel-group trial. Br J Nutr. 2015;114(10):1638-46. (PubMed)

12. Uchida K, et al. Effect of fermented milk containing Bifidobacterium lactis BB-12 on stool frequency, defecation, fecal microbiota and safety of excessive ingestion in healthy female students. Journal of Nutritional Food. 2005;8:39-51. 

13. Pitkala KH, et al. Fermented cereal with specific bifidobacteria normalizes bowel movements in elderly nursing home residents. A randomized, controlled trial. J Nutr Health Aging. 2007;11(4):305-11. (PubMed)

14. Nocerino R, et al. The therapeutic efficacy of Bifidobacterium animalis subsp. lactis BB-12® in infant colic: A randomised, double blind, placebo-controlled trial. Aliment Pharmacol Ther. 2020. (PubMed)

15. Taipale T, et al. Bifidobacterium animalis subsp. lactis BB-12 in reducing the risk of infections in infancy. Br J Nutr. 2011;105(3):409-16. (PubMed)

16. Rautava S, et al. Specific probiotics in reducing the risk of acute infections in infancy--a randomised, double-blind, placebo-controlled study. Br J Nutr. 2009;101(11):1722-6. (PubMed)

17. Martínez RC, et al. Improved treatment of vulvovaginal candidiasis with fluconazole plus probiotic Lactobacillus rhamnosus GR-1 and Lactobacillus reuteri RC-14. Lett Appl Microbiol. 2009;48(3):269-74. (PubMed)

18. Vujic G, et al. Efficacy of orally applied probiotic capsules for bacterial vaginosis and other vaginal infections: a double-blind, randomized, placebo-controlled study. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2013;168(1):75-9. (PubMed)

19. Anukam K, et al. Augmentation of antimicrobial metronidazole therapy of bacterial vaginosis with oral probiotic Lactobacillus rhamnosus GR-1 and Lactobacillus reuteri RC-14: randomized, double-blind, placebo controlled trial. Microbes Infect. 2006;8(6):1450-4. (PubMed)

20. Nase L, et al. Effect of long-term consumption of a probiotic bacterium, Lactobacillus rhamnosus GG, in milk on dental caries and caries risk in children. Caries Res. 2001;35(6):412-20. (PubMed)

21. Glavina D, et al. Effect of LGG yoghurt on Streptococcus mutans and Lactobacillus spp. salivary counts in children. Coll Antropol. 2012;36(1):129-32. (PubMed)

¿Qué son

los probióticos?

Más información sobre qué son los probióticos y cuáles son sus beneficios para la salud

Qué

buscar

Reciba consejo sobre cómo elegir un producto probiótico de alta calidad

Nuestras
cepas

Obtenga más información sobre algunas de las cepas probióticas más documentadas del mundo y sobre sus beneficios para la salud

Compartir