Este sitio web está diseñado exclusivamente con fines informativos y educativos generales acerca de las cepas probióticas y destinado a profesionales de la salud y la industria alimentaria.

Bifidobacterium  infantis (DSM 33361)

 Una prometedora cepa probiótica

Chr. Hansen strains B. infantis
6 MinutesRead

Estudios científicos de alta calidad han investigado el efecto de la cepa probiótica Bifidobacterium infantis (DSM 33361) en bebés prematuros. Bifidobacterium infantis (DSM 33361) se estudió como parte de una mezcla específica de tres cepas probióticas. Los resultados sugieren que esta mezcla específica de tres cepas puede ayudar a formar el microbioma intestinal de los bebés prematuros, que es importante para su salud.

Dato

En estudios científicos, Bifidobacterium infantis (DSM 33361) se ha asociado al desarrollo saludable del sistema digestivo en bebés prematuros. 

La cepa Bifidobacterium infantis (DSM 33361) de Chr. Hansen

La cepa probiótica Bifidobacterium infantis (DSM 33361) se aisló en el intestino de un bebé sano. Bifidobacterium infantis (DSM 33361) es segura para el consumo; ha recibido la condición de QPS1 (Presunción Cualificada de Seguridad) en Europa. Bifidobacterium infantis (DSM 33361) lleva utilizándose como ingrediente de alimentos y suplementos alimentarios desde principios de la década de 1990.
 
Madre y recién nacido

Bifidobacterium infantis (DSM 33361) se ha asociado con beneficios para la salud de los bebés prematuros

Bifidobacterium infantis (DSM 33361) ha sido objeto de investigación como parte de una mezcla específica de tres cepas de probióticos en dos estudios científicos de alta calidad que incluyeron a más de 1200 bebés prematuros. Las otras dos cepas de la mezcla fueron Bifidobacterium, BB-12®  y Streptococcus thermophilus, TH-4®
Los estudios sugieren que Bifidobacterium infantis (DSM 33361) puede ayudar a abordar los problemas del sistema digestivo que pueden producirse en bebés nacidos antes de término. En concreto, la cepa probiótica Bifidobacterium infantis (DSM 33361) puede ayudar a reducir el número de bebés prematuros con problemas de desarrollo del sistema digestivo hasta en un 50 %.2,3
Más información sobre la cepa Bifidobacterium infantis (DSM 33361) en prematuros .

La formación del microbioma intestinal de un bebé puede verse favorecida por una cepa de Bifidobacterium infantis

La leche materna contiene moléculas de azúcar llamadas oligosacáridos de la leche materna (OLM),4 que son importantes para la salud  digestiva de los bebés, porque las bifidobacterias (bacterias beneficiosas) las utilizan para crecer y multiplicarse en el intestino. Para poder usar esas moléculas, las bacterias intestinales deben descomponerlas en partes utilizables. Desafortunadamente, la mayoría de las bacterias del intestino de un bebé no pueden aprovechar las moléculas porque carecen de las enzimas necesarias para descomponerlas. Sin embargo, las cepas bacterianas Bifidobacterium infantis tienen estas enzimas necesarias. Esto sugiere que una combinación de OLM y una cepa Bifidobacterium infantis puede ayudar a aumentar el número de bifidobacterias beneficiosas en el microbioma intestinal del bebé, lo que puede ser beneficioso a largo plazo para su salud.5,6 
La cepa probiótica Bifidobacterium infantis (DSM 33361) junto con otras cepas bien documentadas en bebés, como Bifidobacterium, BB-12®  o Lactobacillus rhamnosus, LGG®,  puede contribuir al desarrollo saludable de los bebés.
   
Consulte a un profesional sanitario si desea más información sobre cómo apoyar la salud de bebés prematuros. 
Obtenga más información sobre la importancia de las bifidobacterias para el desarrollo de un  microbioma intestinal sano.

BB-12®, LGG® y TH-4® son marcas registradas de Chr. Hansen A/S.  

Este artículo tiene carácter informativo sobre los probióticos, y no pretende sugerir que ninguna sustancia a la que se haga referencia en él esté indicada para diagnosticar, curar, mitigar, tratar o prevenir ninguna enfermedad. 

 
Nuestras cepas probióticas de Chr. Hansen

En Chr. Hansen, nuestras cepas cuentan con el respaldo de la ciencia. Todas nuestras cepas probióticas se fundamentan en documentación clínica. Obtenga más información sobre los efectos beneficiosos que ofrecen nuestras cepas en distintos ámbitos de la salud.

Referencias

1. European Food Safety Authority (EFSA). EFSA journal 2012; 10(12):3020

2. Jacobs SE, et al. Probiotic effects on late-onset sepsis in very preterm infants: a randomized controlled trial. Pediatrics. 2013;132(6):1055-62. (PubMed)

3. Bin-Nun A, et al. Oral probiotics prevent necrotizing enterocolitis in very low birth weight neonates. J Pediatr. 2005;147(2):192-6. (PubMed)

4. Kunz C, et al. Oligosaccharides in human milk: structural, functional, and metabolic aspects. Annu Rev Nutr. 2000;20:699–722. (PubMed)

5. LoCascio, R.G.; Desai, P.; Sela, D.A.; Weimer, B.; Mills, D.A. Broad conservation of milk utilization genes in Bifidobacterium longum subsp. infantis as revealed by comparative genomic hybridization. Appl. Environ. Microbiol. 2010, 76, 7373–7381

6. Walker WA. The importance of appropriate initial bacterial colonization of the intestine in newborn, child, and adult health. Pediatr Res. 2017;82(3):387-95. (PubMed)

¿Qué son

los probióticos?

Más información sobre qué son los probióticos y cuáles son sus beneficios para la salud

Qué

buscar

Reciba consejo sobre cómo elegir un producto probiótico de alta calidad

Nuestras
cepas

Obtenga más información sobre algunas de las cepas probióticas más documentadas del mundo y sobre sus beneficios para la salud

Compartir