Este sitio web está diseñado exclusivamente con fines informativos y educativos generales acerca de las cepas probióticas y destinado a profesionales de la salud y la industria alimentaria.

Siete mitos y conceptos erróneos sobre los probióticos 

¿Qué es verdad y qué no lo es?

Acerca de los probióticos Mitos L. CASEI 431® BB-12® LGG® LA-5® UREX™
6 MinutesRead

El mercado de los probióticos está en crecimiento, pero también aumentan los malentendidos sobre los probióticos y sus beneficios. En este artículo, abordamos algunos de los conceptos erróneos más habituales sobre los probióticos.  

Dato

Las distintas cepas probióticas tienen sus propios beneficios específicos: compruebe la cepa y la cantidad diaria que se debe consumir.

1) ¿Son iguales todos los probióticos?


No
En el mercado hay muchos productos probióticos disponibles, a menudo con diferencias en las bacterias probióticas que contienen. Todas las bacterias probióticas tienen propiedades diferentes, lo que significa que cada una aporta beneficios distintos para la salud. El beneficio para la salud de un producto probiótico es específico de la cepa bacteriana concreta que contiene, y no del género o la especie a que pertenece. Por ejemplo, un producto puede estar etiquetado como Lactobacillus rhamnosus (género y especie), pero no se sabe si la cepa es la Lactobacillus rhamnosus, LGG®, la muy diferente Lactobacillus rhamnosus, GR-1® o alguna otra cepa de Lactobacillus rhamnosus
Esto es importante, ya que los beneficios para la salud asociados a la cepa Lactobacillus rhamnosus, LGG®  incluyen apoyar el sistema inmunitario, mientras que la cepa Lactobacillus rhamnosus, GR-1® se asocia a beneficios para la salud genitourinaria de las mujeres.
Busque la cepa que garantice el beneficio probiótico correcto.
Haga clic aquí para más información sobre qué son los probióticos.
 

2) ¿Son mejores los probióticos con más bacterias?


No necesariamente 
Un producto probiótico con más bacterias no tiene necesariamente más impacto que uno con menos bacterias. Dado que las bacterias probióticas tienen propiedades diferentes, algunas cepas simplemente ejercen su beneficio específico con un número relativamente bajo de bacterias, mientras que otras requieren que se consuman en más cantidad para proporcionar su efecto beneficioso. 

Esto significa que es más importante elegir un probiótico que se haya asociado científicamente a un beneficio para la salud en particular y consumir esas bacterias específicas en la cantidad que se asoció científicamente al beneficio para la salud. Eso significa que la cantidad de bacterias probióticas que deben consumirse depende en realidad de la cepa y del beneficio que conllevan para la salud.
Haga clic para obtener más información sobre los probióticos y las molestias de las vías respiratoriaslas heces sueltas o el llanto excesivo y la irritabilidad.

Dato

Elija un probiótico que se haya asociado con   beneficios para la salud en estudios científicos de alta calidad.

3) ¿Funcionan mejor los productos probióticos que incluyen más de una cepa?


No necesariamente. 
Algunos productos probióticos contienen más de una cepa probiótica, pero eso no implica que tengan más de un beneficio. Muchos productos con varias cepas carecen de respaldo científico para la combinación concreta de cepas que contienen. 

Al contrario, el mejor producto probiótico es el que contiene una cepa en particular (o una combinación específica de cepas) que se ha estudiado y asociado con un beneficio concreto para la salud.
Haga clic aquí para leer más sobre la mezcla de probióticos UREX de Chr. Hansen o los probióticos de una sola cepa LGG®, BB-12®, LA-5® o L. CASEI 431® .
 
Familia sana y probióticos

4) ¿Todos los alimentos fermentados contienen bacterias probióticas?


No
Los alimentos fermentados, como la kombucha, el chucrut o el tempeh, se producen a través de un proceso llamado fermentación. En este proceso, las bacterias (presentes de forma natural en los alimentos o añadidas a propósito) transforman el alimento original en otro diferente. Por ejemplo, el yogur se elabora añadiendo bacterias vivas y activas a la leche. Sin embargo, a menudo, los alimentos fermentados se someten a un procesamiento posterior, como la pasteurización, el horneado o el filtrado. Ese procesamiento mata las bacterias vivas, lo que impide que el producto se pueda clasificar como probiótico, porque ya no contiene bacterias vivas. 
Además, para que se consideren probióticos, los productos no solo deben contener bacterias vivas, sino que estas deben haber demostrado  beneficios para la salud en estudios científicos, y deben contenerlas en cantidades que se hayan asociado científicamente al beneficio para la salud.1
 
Aunque muchos alimentos y bebidas fermentados no son probióticos, es posible que sigan siendo nutritivos y contribuyendo a una alimentación equilibrada.
Haga clic aquí para más información sobre qué son los probióticos.
Dato

Recuerde que las distintas cepas probióticas tienen distintos beneficios para la salud y que estos no son generalizables a todos los probióticos. 

5) ¿Todos los yogures contienen probióticos?


No, no todos los yogures.
Los yogures pueden ser nutritivos y también una buena fuente de bacterias probióticas, pero no todos los yogures contienen probióticos. Todos los yogures se elaboran mediante fermentación, lo que implica añadir bacterias vivas (es decir, Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus) a la leche; sin embargo, en la mayoría de los yogures, esas bacterias vivas no son probióticas y, por lo tanto, no están asociadas con beneficios específicos para la salud.  
El yogur probiótico se elabora añadiendo también bacterias probióticas específicas a la leche. La adición deliberada de cepas probióticas científicamente probadas  en la cantidad documentada garantiza que el yogur contenga bacterias vivas que se han asociado científicamente con el apoyo a un aspecto específico de la salud. También garantiza que se añada la cantidad suficiente de bacterias probióticas para que sigan vivas en la fecha de caducidad. Esto es fundamental, ya que las bacterias deben estar vivas para que el yogur se considere probiótico y para que pueda producir su beneficio específico para la salud cuando se consuma. 
 
Durante la fabricación de yogur, pueden añadirse bacterias probióticas como Bifidobacterium, BB-12®, Lactobacillus acidophilus, LA-5®, Lactobacillus rhamnosus, LGG® o Lactobacillus paracasei, L. CASEI 431® para que se convierta en una fuente de bacterias probióticas.
Haga clic aquí para más información sobre qué son los probióticos.

 

6) ¿Se pueden utilizar probióticos junto con actuaciones médicas?

Sí.
Algunas actuaciones médicas recomendadas por un profesional sanitario pueden afectar a la salud alterando el equilibrio de las bacterias intestinales. Las bacterias probióticas pueden ayudar a equilibrar las bacterias y así favorecer la salud. Por ejemplo, algunas actuaciones médicas pueden provocar heces sueltas, pero las investigaciones sugieren que consumir la cepa probiótica Lactobacillus rhamnosus, LGG® o una combinación de Bifidobacterium, BB-12 ® y Lactobacillus acidophilus, LA-5®   puede ayudar a aliviar las heces sueltas.2, 3, 4, 5 Cuando se administran suplementos con probióticos, suele recomendarse que se tomen unas horas después de la actuación médica.

Para más información, consulte a un profesional sanitario.

 

7) ¿Todas las cepas probióticas se asocian con beneficios para la salud? 

Sí, por definición, todas las cepas probióticas se asocian con un beneficio específico para la salud.
Las cepas probióticas son cepas bacterianas que se han asociado a beneficios para la salud en estudios científicos realizados en seres humanos. No debe olvidarse que los beneficios para la salud de una cepa probiótica en un aspecto concreto de la salud no pueden generalizarse a otras cepas probióticas ni a otros aspectos de la salud. Es importante tener esto presente al elegir un probiótico.

Puede leer más sobre lo que buscar al elegir un probiótico o hacer clic aquí para obtener más información sobre las cepas probióticas de Chr. Hansen.

Consulte a un profesional sanitario si desea más información sobre los probióticos y cómo pueden apoyar a la salud.


BB-12®, LA-5®, L. CASEI 431®, LGG® GR-1® y UREX son marcas registradas de Chr. Hansen A/S.


Este artículo tiene carácter informativo sobre los probióticos, y no pretende sugerir que ninguna sustancia a la que se haga referencia en él esté indicada para diagnosticar, curar, mitigar, tratar o prevenir ninguna enfermedad.

Nuestras cepas probióticas de Chr. Hansen

En Chr. Hansen, nuestras cepas cuentan con el respaldo de la ciencia. Todas nuestras cepas probióticas se fundamentan en documentación clínica. Obtenga más información sobre los efectos beneficiosos que ofrecen nuestras cepas en distintos ámbitos de la salud.

Referencias

1. Hill C, et al. The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics consensus statement on the scope and appropriate use of the term probiotic. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2014;11:506. (PubMed)

2. Arvola T, et al. Prophylactic Lactobacillus GG reduces antibiotic-associated diarrhea in children with respiratory infections: a randomized study. Pediatrics. 1999;104(5):e64. (PubMed)

3. Vanderhoof JA, et al. Lactobacillus GG in the prevention of antibiotic-associated diarrhea in children. The Journal of Pediatrics. 1999;135(5):564-8. (PubMed)

4. Chatterjee S, et al. Randomised placebo-controlled double blind multicentric trial on efficacy and safety of Lactobacillus acidophilus LA-5 and Bifidobacterium BB-12 for prevention of antibiotic-associated diarrhoea. J Assoc Physicians India. 2013;61(10):708-12. (PubMed)

5. de Vrese M, et al. Probiotic lactobacilli and bifidobacteria in a fermented milk product with added fruit preparation reduce antibiotic associated diarrhea and Helicobacter pylori activity. J Dairy Res. 2011;78(4):396-403. (PubMed)

¿Qué son

los probióticos?

Más información sobre qué son los probióticos y cuáles son sus beneficios para la salud

Qué

buscar

Reciba consejo sobre cómo elegir un producto probiótico de alta calidad

Nuestras
cepas

Obtenga más información sobre algunas de las cepas probióticas más documentadas del mundo y sobre sus beneficios para la salud

Compartir