Este sitio web está diseñado exclusivamente con fines informativos y educativos generales acerca de las cepas probióticas y destinado a profesionales de la salud y la industria alimentaria.

Los bebés y los niños suelen tener heces sueltas

Lactobacillus rhamnosus, LGG® puede ayudar

Salud infantil Heces blandas LGG®
6 MinutesRead

La suplementación con productos probióticos, como los que contienen la cepa Lactobacillus rhamnosus, LGG® (en adelante denominada mediante la marca registrada LGG®), puede tener un efecto beneficioso sobre las heces blandas ocasionales.1, 2, 3, 4, 5 

Dato

Las heces sueltas y líquidas son habituales en bebés y niños pequeños.6 En todo el mundo, cada niño menor de tres años tendrá al menos un episodio de heces sueltas ocasionales al año.6 

¿Qué se entiende por heces blandas o sueltas ocasionales?

Cuando el sistema digestivo está sano y equilibrado, es capaz de absorber líquidos.7 Sin embargo, cuando se altera el equilibrio de bacterias en el intestino, es posible que quede demasiada agua8 y las heces sean blandas y acuosas.

Estudios científicos han demostrado que algunas cepas probióticas pueden ser útiles para la salud digestiva.9, 10 Una de esas cepas, LGG®, se ha asociado a favorecer un sistema digestivo saludable al ayudar a equilibrar las bacterias intestinales.

¿Quiere más información sobre lo que son los probióticos?

Bebé examinado por problemas estomacales

Las heces sueltas ocasionales suelen producirse por tres motivos:

  • Heces sueltas inesperadas
  • Heces sueltas relacionadas con algunas intervenciones médicas
  • Heces sueltas relacionadas con la hospitalización

Heces sueltas inesperadas

Cuando en el sistema digestivo de una persona entran bacterias potencialmente perjudiciales, puede experimentar heces sueltas inesperadas porque esas bacterias dañinas alteran el equilibrio óptimo del microbioma intestinal.11  Estas heces sueltas o acuosas inesperadas se producen al menos tres veces al día, o más a menudo de lo que es normal en cada persona en particular,12 normalmente duran menos de 7 días y no más de 14 días.13 De media, los niños menores de 3 años experimentan entre 0,5 y 1,9 episodios de heces sueltas inesperadas al año.14

 

Algunas cepas probióticas pueden aliviar las heces sueltas inesperadas

Es fundamental hidratarse durante y después de un episodio de heces sueltas inesperadas bebiendo mucha agua y otros líquidos.13 Además, tomar la cepa probiótica LGG® se ha asociado con una menor duración de estos episodios.1, 2 
Más información sobre la cepa LGG® de Chr. Hansen
 
Diarrea-en-bebes-y-lactantes-y-probióticos-925-529

Algunas actuaciones médicas por afecciones pueden dar lugar a heces sueltas y acuosas

Algunos productos utilizados para aliviar afecciones de salud no solo eliminan las bacterias nocivas que han entrado en el intestino, sino también las bacterias beneficiosas existentes y, por lo tanto, alteran el rico y variado ecosistema de bacterias que nos ayudan a mantenernos sanos. Eso afecta al sistema digestivo y puede provocar heces sueltas y acuosas.14, 15, 16, 17  

El probiótico LGG® puede ser de ayuda 

En niños sometidos a actuaciones para aliviar afecciones, dar suplementos con la cepa LGG® se ha asociado con menos casos de heces sueltas y acuosas.3, 4 Cuando un profesional sanitario proponga actuaciones para aliviar determinadas afecciones, pregúntele cómo apoyar simultáneamente el microbioma intestinal. 
Más información sobre la cepa LGG® de Chr. Hansen

Heces sueltas relacionadas con la hospitalización y el uso de algunas cepas probióticas 

La hospitalización puede asociarse con la exposición a bacterias potencialmente dañinas, lo que puede alterar el equilibrio de las bacterias intestinales y provocar más problemas de salud y el desarrollo de heces sueltas.18 Aunque depende de factores como la época del año, en los países desarrollados el porcentaje de niños que desarrollan estas afecciones adicionales oscila entre el 5,1 % y el 11,6 %;19 son mayoritarias las que afectan al sistema digestivo.20, 21, 22 Los costes asociados con las afecciones relacionadas con la hospitalización son altos ya que, por ejemplo, pueden prolongar el ingreso en el hospital.5
En un estudio, la toma de suplementos con la cepa LGG® se relacionó con un menor número de casos de trastornos digestivos y respiratorios relacionados con la hospitalización en los niños.
Más información aquí.  

Los probióticos pueden ser útiles cuando se experimentan heces sueltas y acuosas ocasionales

Las heces sueltas y acuosas suelen ser el resultado de un desequilibrio en las bacterias del sistema digestivo. Los probióticos pueden ayudar a abordar este desequilibrio y aumentar la diversidad de las bacterias y, en consecuencia, limitar los trastornos digestivos y las heces sueltas y acuosas.
Más información sobre otras cepas probióticas de Chr. Hansen o cómo elegir un producto probiótico

LGG® es una marca registrada de Chr. Hansen A/S.

Este artículo tiene carácter informativo sobre los probióticos, y no pretende sugerir que ninguna sustancia a la que se haga referencia en él esté indicada para diagnosticar, curar, mitigar, tratar o prevenir ninguna enfermedad.

<i>Bifidobacterium</i>, BB-12<sup>®</sup> 

La cepa probiótica Bifidobacterium, BB-12® es la bifidobacteria probiótica más documentada del mundo. Ha sido ampliamente estudiada y ha sido relacionada con beneficios en distintos ámbitos de la salud.

BB-12® es una marca registrada de Chr. Hansen A/S

Referencias

1. Aggarwal S, et al. Lactobacillus GG for treatment of acute childhood diarrhoea: an open labelled, randomized controlled trial. Indian J Med Res. 2014;139(3):379-85. (PubMed)

2. Isolauri E, et al. A human Lactobacillus strain (Lactobacillus casei sp strain GG) promotes recovery from acute diarrhea in children. Pediatrics. 1991;88(1):90-7. (PubMed)

3. Arvola T, et al. Prophylactic Lactobacillus GG reduces antibiotic-associated diarrhea in children with respiratory infections: a randomized study. Pediatrics. 1999;104(5):e64. (PubMed)

4. Vanderhoof JA, et al. Lactobacillus GG in the prevention of antibiotic-associated diarrhea in children. The Journal of Pediatrics. 1999;135(5):564-8. (PubMed)

5. Hojsak I, et al. Lactobacillus GG in the prevention of nosocomial gastrointestinal and respiratory tract infections. Pediatrics. 2010;125(5):e1171-7. (PubMed)

6. Thiagarajah JR, et al. Secretory diarrhoea: mechanisms and emerging therapies. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2015;12(8):446-57. (PubMed)

7. Hodges K, Gill R. Infectious diarrhea: Cellular and molecular mechanisms. Gut Microbes. 2010;1(1):4-21. (PubMed)

8. Walker CLF, et al. Global burden of childhood pneumonia and diarrhoea. Lancet. 2013;381(9875):1405-16. (PubMed)

9. Lemberg DA, et al. Probiotics in paediatric gastrointestinal diseases. J Paediatr Child Health. 2007;43(5):331-6. (PubMed)

10. Yan F, et al. Soluble proteins produced by probiotic bacteria regulate intestinal epithelial cell survival and growth. Gastroenterology. 2007;132(2):562-75. (PubMed)

11. Lo Vecchio A, et al. Rotavirus immunization: Global coverage and local barriers for implementation. Vaccine. 2017;35(12):1637-44. (PubMed)

12. Organización Mundial de la Salud. Diarrhoea: Why children are still dying and what can be done. 2009.

13. Szajewska H, et al. Use of probiotics for management of acute gastroenteritis: a position paper by the ESPGHAN Working Group for Probiotics and Prebiotics. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2014;58(4):531-9. (PubMed)

14. McFarland LV. Epidemiology, risk factors and treatments for antibiotic-associated diarrhea. Dig Dis. 1998;16(5):292-307. (PubMed)

15. Barbut F, Meynard JL. Managing antibiotic associated diarrhoea. BMJ. 2002;324(7350):1345-6. (PubMed)

16. McFarland LV, et al. Risk factors for Clostridium difficile carriage and C. difficile-associated diarrhea in a cohort of hospitalized patients. J Infect Dis. 1990;162(3):678-84. (PubMed)

17. Hasan N, Yang H. Factors affecting the composition of the gut microbiota, and its modulation. PeerJ. 2019;7:e7502-e. (PubMed)

18. Organización Mundial de la Salud. Prevention of Hospital-acquired Infections. Geneva, Switzerland; 2002.

19. Organización Mundial de la Salud. Report on the Burden of Endemic Health Care-associated Infection Worldwide. Geneva, Switzerland; 2011.

20. Muhlemann K, et al. Prevalence of nosocomial infections in Swiss children's hospitals. Infect Control Hosp Epidemiol. 2004;25(9):765-71. (PubMed)

21. Rutledge-Taylor K, et al. A point prevalence survey of health care-associated infections in Canadian pediatric inpatients. Am J Infect Control. 2012;40(6):491-6. (PubMed)

22. Kinnula S, et al. Hospital-associated infections in children: a prospective post-discharge follow-up survey in three different paediatric hospitals. J Hosp Infect. 2012;80(1):17-24. (PubMed)

¿Qué son

los probióticos?

Más información sobre qué son los probióticos y cuáles son sus beneficios para la salud

Qué

buscar

Reciba consejo sobre cómo elegir un producto probiótico de alta calidad

Nuestras
cepas

Obtenga más información sobre algunas de las cepas probióticas más documentadas del mundo y sobre sus beneficios para la salud

Compartir